Archive | febrer 2012

DECLARACIÓ PÚBLICA DE LA III JORNADA DE REFLEXIÓ DE DEFENSEM CUBA

 

 

¡CUBA NO ESTÁ SOLA!

 

 

DECLARACIÓ PÚBLICA DE LA III JORNADA DE REFLEXIÓ DE DEFENSEM CUBA

Els aquí presents, reunits a la III jornada de reflexió de Defensem Cuba, volem fer una expressa declaració per demanar, una vegada més, la immediata llibertat dels 5 herois Cubans, injustament empresonats i privats de llibertat a les presons i en territori dels EUA per haver lluitat en contra del terrorisme. Ens comprometem a continuar amb els nostres esforços, per difondre aquesta justa reivindicació de llibertat des de les places dels nostres pobles i els carrers de les nostres ciutats, fins a les institucions polítiques i organismes socials, per tal de sumar la solidaritat necessària que aconsegueixi la immediata posada en llibertat dels 5 i el seu retorn a Cuba.

Així mateix, manifestem tota la nostra solidaritat amb la família de René González davant la trista situació per la qual estan passant, a causa del delicat estat de salut en què es troba Roberto Gonzalez, germà de René i integrant de l’equip d’advocats dels 5. i exigim la concessió d’un permís humanitari a René, perquè pugui visitar de manera immediata al seu germà a l’hospital de l’Havana.

A Barcelona, 25 de febrer de 2012.
III Jornada de reflexió de Defensem Cuba.

 

DECLARACIÓN PUBLICA DE LA III JORNADA DE REFLEXION DE DEFENSEM CUBA

 

Los aquí presentes, reunidos en la III jornada de reflexión de Defensem Cuba, queremos hacer una expresa declaración para pedir, una vez mas, la inmediata libertad de los 5 héroes Cubanos, injustamente encarcelados y privados de libertad en las cárceles y en territorio de los EE.UU. por haber luchado en contra del terrorismo . Nos comprometemos a continuar con nuestros esfuerzos, para difundir esta justa reivindicación de libertad desde las plazas de nuestros pueblos y las calles de nuestras ciudades, hasta las instituciones políticas y organismos sociales,con el fin de  sumar la solidaridad necesaria que consiga la inmediata puesta en libertad de los 5 y su regreso a Cuba.

 

Así mismo, manifestamos toda nuestra solidaridad con la familia de René González ante la triste situación por la que están pasando, debido al delicado estado de salud en el que se encuentra Roberto Gonzalez, hermano de René e integrante del equipo de abogados de los 5. y exigimos la concesión de un permiso humanitario  a René , para que pueda visitar de forma inmediata  a su hermano en el hospital de La Habana.

 

En Barcelona, 25 de febrero de 2012.

III Jornada de reflexión de Defensem Cuba.

 


Publicado por Defensem Cuba para Defensem Cuba

Anuncis

Demasiados retrocesos

Josep Fontana · · · · ·

 

En una ocasión un periodista preguntó a don Ramón Carande, maestro de historiadores: “Don Ramón, resúmame usted la Historia de España en dos palabras”. La respuesta de Carande no se hizo esperar: “Demasiados retrocesos”.

Es verdad que la historia contemporánea de España parece caracterizarse por el hecho de que cada paso por el camino de la libertad viene seguido por un duro y generalmente prolongado retroceso. A la promulgación de la Constitución en 1812 –cuyo bicentenario va a celebrarse en tiempos nada favorables a la libertad– le siguieron desde 1814 seis años de feroz represión; al trienio de 1820 a 1823, en que el texto constitucional volvió a estar vigente, le correspondió una “década ominosa”, y así hasta los ocho años de progreso de la Segunda República, que nos valieron cerca de 40 de barbarie franquista. Ahora, según parece, vamos a tener que pagar las magras concesiones de la Transición con un “cuatrienio ominoso” en manos del PP.

Está claro que nos encontramos de nuevo en pleno retroceso, en especial por lo que se refiere a las libertades y derechos de los ciudadanos: la reforma laboral, la pretensión de limitar el derecho de huelga, los ataques a los sindicatos, los recortes en los servicios públicos de sanidad y educación, la voluntad de interferir en los contenidos de la enseñanza… Las consecuencias están comenzando a sufrirse: el recorte de 5.000 millones en el gasto de sanidad conduce ya al colapso de los hospitales y a la falta de atención a los pacientes. Las consecuencias en el terreno de la educación, por las que se están movilizando los estudiantes, tardarán tal vez más en dejarse sentir; pero sus efectos sobre la formación de las nuevas generaciones van a ser de larga duración y difícilmente recuperables.

Y eso es tan sólo el comienzo. Cuatro años de poder indiscutido, apenas iniciados, dan juego para un retroceso que nos va a dejar en muchos aspectos como en los tiempos de ese franquismo que la derecha española parece añorar.

Mientras los medios de comunicación que responden a los intereses de la derecha (no hay más que averiguar quiénes son sus propietarios para entender lo que defienden) jalean los productos más deleznables de un revisionismo histórico escasamente documentado que ha vuelto a descubrir el “terror rojo”, y silencian la mucha y buena investigación que se ha realizado en estos años acerca de la represión franquista, se ha podido llegar a la aberración de condenar a un juez por atreverse a llevar a cabo unas investigaciones que los gobiernos del PSOE, que debieron haberlas patrocinado, se limitaron a tolerar de mala gana. En Estados Unidos se ha publicado una estampa en que se ve el fantasma de Franco bailando sobre la condena de Garzón, con un texto que dice: “España demuestra la falsedad de la versión whig de la historia”, esto es, de la versión establecida en que, según la definición de la Wikipedia, “se representa el pasado como una progresión inevitable hacia cada vez más libertad y más ilustración”. En Catalunya, el actual Gobierno de derechas ha cerrado el local que el Memorial Democràtic tenía en el centro de la ciudad y lo ha trasladado a lo alto de la montaña de Montjuïc, a la vez que ha anunciado su intención de que la institución se encargue también de conmemorar a los “caídos por Dios y por España”, como si estos no hubiesen sido ya suficientemente conmemorados durante cerca de 40 años.

Ante el asalto sistemático a nuestros derechos y nuestras libertades hay que proclamar, en primer lugar, que no es verdad que el conjunto de estas medidas restrictivas conduzcan a mejorar la situación económica y a favorecer un aumento de la ocupación. Lejos de ello, se trata de un mecanismo por el que cada restricción crea más paro, disminuye la producción y el consumo, reduce con ello los ingresos por los impuestos con los que los gobiernos aspiran a pagar deudas y les fuerza a nuevos recortes, paro y déficit de ingresos, en un círculo mortal que conduce al suicidio colectivo. La experiencia de Grecia puede mostrarlo: la cuarta parte de las empresas ha cesado en su actividad desde 2009, la mitad de los pequeños negocios no puede pagar los sueldos, la tasa de suicidios ha aumentado en un 40% y cerca de la mitad de la población por debajo de los 25 años está en el paro.

Pero es que además, como dice Michael Hudson, profesor de Economía de la Universidad de Missouri, en un artículo titulado “La transición de Europa de la socialdemocracia a la oligarquía”, lo que está en juego en estos momentos va más allá de los resultados económicos inmediatos; se trata de “un golpe de Estado oligárquico por el que los impuestos y la planificación de la economía y el control de los presupuestos están pasando a manos de unos ejecutivos nombrados por el cártel internacional de los banqueros”.

En los tiempos más duros del franquismo, Jaime Gil de Biedma publicó en un folleto clandestino unos versos memorables: “De todas las historias de la Historia / sin duda la más triste es la de España, / porque termina mal”. Pero incluso entonces expresaba su esperanza de que pudieran un día cambiar las cosas para hacer del hombre “el dueño de su historia”. Sólo luchando contra los retrocesos y defendiendo unos derechos que se ganaron con dos siglos de luchas sociales podremos enderezar el rumbo y recobrar el control de nuestra historia.

Josep Fontana,  miembro del Consejo Editorial de SinPermiso, es catedrático emérito de Historia y  dirige el Instituto Universitario de Historia Jaume Vicens i Vives de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Maestro indiscutible de varias generaciones de historiadores y científicos sociales, investigador de prestigio internacional e introductor en el mundo editorial hispánico, entre muchas otras cosas, de la gran tradición historiográfica marxista británica contemporánea, Fontana fue una de las más emblemáticas figuras de la resistencia democrática al franquismo y es un historiador militante e incansablemente comprometido con la causa de la democracia y del socialismo.

Una lección de historia para derribar los mitos del franquismo

‘En el combate por la Historia’ denunciará los métodos sin rigor científico que provocan despropósitos como el ‘Diccionario Biográfico’ de la RAH

Una mentira mil veces repetida acaba convirtiéndose en verdad no discutida”. Lo peor de la frase de Goebbels no es su vileza, sino que es verdad. A la vista están los ejemplos, como el de Bush, que convenció a media América de que en Irak había armas de destrucción masiva a base de decirlo con la mecánica de un autómata, una y otra vez. Lo maléfico de las mentiras, por muy descaradas que sean, es que desplazan la realidad hacia una zona de sombra que obliga a los que transitan dignamente bajo la luz a mirar dentro del pozo de ponzoña para defender la verdad de los hechos y que ningún incauto caiga dentro. Lo ideal sería que los agujeros negros succionaran a quienes los crean, pero lamentablemente no es así y hay que correr a taparlos, por aquello del olor.

Esto, en el día a día de la actualidad, ocurre a menudo, con consecuencias más o menos graves para la salud mental de la ciudadanía, pero más serio y profundo es el efecto de la conspiración cuando atañe a la disciplina histórica. Probablemente, a Ángel Viñas lo último que le apetecía en estos momentos era aparcar sus investigaciones personales para coordinar una obra colectiva sobre la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo, pero muchas veces la profesión te planta delante imperativos que de la noche a la mañana se convierten en prioridad.

Un epílogo denuncia las “infrapublicaciones” revisionistas

Y la prioridad, en esta ocasión, forzaba a elaborar una respuesta rigurosa, científica y rotunda al gran disparate en el que se convirtió el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia, financiado con 5,8 millones de euros de fondos públicos, cuando se conoció que estaba plagado de, literalmente, desvaríos. Los delirios históricos se circunscribían especialmente a la época contemporánea, donde abundaban las entradas con un claro tono franquista que traspasaban sin rubor todos los límites del rigor científico.

Esa respuesta ya tiene título: En el combate por la Historia. La obra la publicará en abril la editorial Pasado & Presente y se venderá con una faja bien explícita que advertirá: “Contra el Diccionario Biográfico Español“. La obra, a la que ha tenido acceso Público, incluye un pormenorizado análisis temático y biográfico de la Historia de España entre los años 1931 y 1975 a cargo de los mayores expertos en ese periodo: desde Julián Casanova a Josep Fontana, pasando por Enrique Moradiellos, José Carlos Mainer, Carlos Barciela, Antonio Elorza, Francisco Espinosa o Paul Preston. Así, hasta 33 historiadores, coordinados por Ángel Viñas. Este último, en el prólogo de la obra, antes de expresar su “estupefacción” y “repulsa” ante el Diccionario Biográfico, ya advierte de que, “en los últimos años, aparecen nuevos títulos para continuar presentando visiones distorsionadas y profundamente ideologizadas” de la Historia.

Por ese motivo, la obra incluye un epílogo en el que se denuncian las “infrapublicaciones” que intentan hacer revisionismo “suavizando la barbarie franquista”. Asimismo, explica los motivos de su auge en la actualidad y desmonta las técnicas y métodos con los que tergiversan el pasado. En el siglo XXI, no parece razonable que, como explica Viñas en el prólogo, “el público español, y no hablemos de los jóvenes que no llegan a la universidad”, ignore mayoritariamente “que la dictadura franquista fue la segunda más sanguinaria de Europa, sólo por detrás de la soviética”.

“Usan la Historia con fines partidistas”, opina Alberto Reig

Cutre politiquería

El politólogo Alberto Reig Tapia, autor de la primera parte del epílogo, titulada La pervivencia de los mitos franquistas, califica esta tendencia revisionista que mancha el Diccionario Biográfico de “historietografía”. Para él, la explicación del fenómeno es sencilla: “El uso ideológico de la Historia con fines partidistas. Es decir, politiquería de ínfimo vuelo”. Estos “parlanchines y escribidores convulsivos” (para ser claros, el nombre de César Vidal aparece en varias ocasiones) no airearían mitos franquistas a los cuatro vientos para defender una nueva línea de investigación histórica, sino para hacer política barriobajera, cuando no negocio.

Tanto él como Viñas coinciden en señalar que la maquinaria de propaganda franquista tuvo un efecto tan brutal en la población que en la actualidad seguimos rumiando sus panfletos. Esto ha provocado la aparición de una cuadrilla de mitógrafos franquistas que, lejos de quedarse en el ya de por sí dramático “pobre Franco” que todavía mascullan algunas abuelitas, edulcoran su figura, su régimen y su legado hasta extremos insoportables para los historiadores que llevan 30 años tragando polvo en archivos y bibliotecas.

La obra desvela que el mito de la cruzada está incrustado con fuerza

España también es diferente cuando toca hablar de historia. Varios países de Europa sofocaron con bastante más celeridad y decisión los incendios revisionistas que dulcificaban el fascismo. La recuperación de Mussolini en Italia de la mano de Renzo de Felice provocó un clamor popular, mientras que el historiador norteamericano Robert O. Paxton reventó la visión balsámica que durante años se difundió en Francia del régimen de Vichy. “Aquí se venden sucesivas ediciones de un librito infumable que presenta a Franco como católico ejemplar y nadie se conmueve”, escribe Viñas.

De entre todos los mitos franquistas, el de la cruzada es el que con más fuerza ha quedado incrustado en el inconsciente colectivo. Es el más necesario, sobre todo para justificar el apoyo de la iglesia al régimen franquista (recordemos, el segundo más sanguinario de Europa), instalado después de provocar una cruenta Guerra Civil. Se mató, sí, pero en el nombre del Señor, parece ser el estrambótico argumento. Un delirio sólo equiparable a los que todavía defienden que Franco era un piadoso católico. “Fue la piedra fundacional del nuevo régimen, la síntesis del conglomerado ideológico de los vencedores brillantemente capitaneados por el santo cruzado que por sus méritos indiscutibles en la salvación-liberación de España, hija predilecta de la Iglesia, se ganó el derecho a entrar en los templos bajo palio”, escribe Reig.

La represión franquista durante y después de la Guerra Civil, documentada por Paul Preston en su último libro, que cifra en 150.000 las víctimas inocentes a manos de los sublevados, tampoco fue para tanto, según los revisionistas. Para la “historietografía”, la represión fue lógica y muy medida, dado que los “rojos” habían atentado con inusitada violencia contra los defensores de los valores tradicionales españoles. “Es decir, la violencia franquista habría sido ante todo defensiva y por lo tanto humanamente comprensible y justificable”, desglosa Puig.

Más mitos: Franco toreó a Hitler en Hendaya y alardeó de estratega

Desfile de la victoria de las tropas franquistas en Madrid, en mayo de 1939. EFE

Desfile de la victoria de las tropas franquistas en Madrid, en mayo de 1939. EFE

Super Franco

Otro mito: Franco no era un cualquiera. Sus hagiógrafos lo tienen por una de las mentes más brillantes entre los gobernantes del siglo XX y como un estratega incomparable. No en vano, Luis Suárez, en el Diccionario Biográfico, cuenta que en 1965 demostró sus dotes militares ante el presidente Johnson recomendándole salir de Vietnam, “una guerra que no podía ganar”.

Sin olvidar, claro, que Franco toreó a Hitler en Hendaya y que podía alardear, tras la Segunda Guerra Mundial, de haber sido el único militar en derrotar a los comunistas. “Pura mistificación”, se corrige en En el combate por la Historia, “la victoria militar de Franco fue debida en no escaso grado al apoyo decidido que le prestaron las potencias fascistas y al pacto de No Intervención que resultó letal para la República”.

Reig y Viñas también desmontan las técnicas de los presuntos historiadores para desfigurar la realidad del régimen franquista, muchos de los cuales enriquecen con sus firmas los contenidos de páginas web dedicadas a la memoria del dictador. Uno de los métodos es la distorsión: por ejemplo, cuando Franco llega a Hendaya ha decidido que España no entrará en guerra y a Hitler sólo le falta suplicarle que le preste ayuda. Pero la realidad no fue exactamente así: hay innumerables testimonios en los que “los mandos alemanes expresan juicios implacables y muy negativos sobre la habilidad y competencia de sus homólogos franquistas”, escribe Viñas.

La obra coordinada por Viñas revela que Franco todavía tiene coartada y que, visto que en los juzgados todavía no es posible destaparle, el campo de batalla está en los libros de Historia. Pero esta vez, sin sangre.

Demandan a gobierno español apoyar integración latinoamericana

Madrid, 22 feb (PL) La coalición Izquierda Unida (IU) emplazó hoy al gobierno conservador español a apoyar los procesos de integración en Latinoamérica y exigir a Estados Unidos el cese del bloqueo de más de medio siglo contra Cuba.

En esos términos se pronunció este miércoles Joan Josep Nuet, portavoz de IU en la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados (Cámara baja), al responder una intervención previa del canciller José Manuel García-Margallo .

El ministro de Asuntos Exteriores expuso en la citada comisión las líneas generales de la política exterior que desarrollará el gobernante Partido Popular (PP), tras su triunfo en las elecciones generales de noviembre último.

Pensamos que la singularidad de nuestras relaciones con América Latina y el Caribe debe concretarse en el respaldo a su integración regional, en especial a la recién creada Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y a la Unasur, opinó Nuet.

El diputado del grupo parlamentario La Izquierda Plural pidió a la administración de Maria no Rajoy respetar los procesos plurales en la citada área geográfica, sin injerencias y manteniendo un intercambio basado en las asimetrías, la complementariedad y el comercio justo.

Sobre el asedio estadounidense contra Cuba, reclamó su levantamiento y recordó una declaración de condena a esa medida unilateral, aprobada en diciembre último en Caracas durante una cumbre de la Celac, bloque integrado por 33 naciones.

Nuet solicitó a García-Margallo que no intente recomponer la llamada Posición Común respecto a la isla caribeña, sancionada por la Unión Europea (UE) en 1996 a instancias del entonces jefe del gobierno español José María Aznar, también del PP.

A juicio de la coalición de izquierda, en la actualidad no existe una postura unitaria frente a Cuba dentro de la UE, sino distintas posiciones.

Recomendó al jefe de la diplomacia española no secundar actitudes de algunos países del bloque comunitario, y puso el ejemplo del gobierno de Hungría, cuyas ideas no deberían liderar la posición de Madrid respecto a La Habana, porque sería muy negativo, advirtió.

En otro tramo de su réplica al titular de Exteriores, el representante de IU manifestó la profunda preocupación de su agrupación, tercera fuerza política en votos de España, por la situación de los derechos humanos en Colombia y México.

Sobre ese mismo tema calificó de denigrante la existencia de la base norteamericana de Guantánamo, en territorio cubano.

Respecto a Europa, mostró su coincidencia con el ministro en que está inmersa en una crisis política, agravada, denunció, por una economía fracasada y decidida de forma no democrática.

Alertó que la salida del llamado Viejo Continente no pasa por la imposición de gobiernos tecnócratas como los de Italia y Grecia.

Criticó la actual política exterior de la UE, a la que consideró desorientada y sometida a las directrices de Estados Unidos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, cuya disolución demandó.

Cinco días de Huelga General

 

(Un artículo del profesor Manuel F. Trillo).

Cinco. Sí. Cinco. Un día de Huelga General ya está amortizada por el Gobierno fascista del Partido de la Patronal (PP). Se ríen de un día de huelga. Se mueren de la risa, porque saben que ahora están en la cresta de la ola, que las medidas radicales se toman en los días siguientes a entrar en el Gobierno. Así lo hizo Zapatero con la retirada de las tropas de Irak, luego se cagó y mantuvo las tropas en Afganistán y para colmo participó en la invasión y destrucción del único Estado que mantenía derechos sociales y educativos por encima los Estados africanos y de muchos europeos, Libia. La medidas que haya que aplicar se aplican de inmediato dicen los gobernantes.

En este caso no es la guerra, que la guerra le viene bien al Santo Poder, sino los derechos de los trabajadores, y en quince días redactan un REFORMAZO laboral que supone en realidad un Golpe de Estado. Quizás pudiera parecer exagerado si no fuera porque resulta hasta chusco –pues se dice que la convalidación del Decreto Ley lo harían el 23F-, un Golpe de Estado a la clase trabajadora. Y trabajadores somos todos le pese al pijo que lleva corbata y gana 3.000€/mes o la pija de botines y pantalones de pitillo con chamarra de ante y melena al viento con 3.000€/mes. Todos los asalariados los son. También los funcionarios de carrera, y si alguno de estos funcionarios creen que están a salvo que se lean muy despacio en art. 85.2 de la Ley del EBEP de 2007. Estamos en pleno capitalismo, siempre lo estuvimos, pero es que ahora son peor que las hienas, y arrancan los derechos laborales a dentelladas y con esa sonrisa y esa risa propia de estas alimañas.

Me preguntó uno que era mileurista si él podía ir a la huelga General de cinco días. Le hice los cálculos. Si ganas 1.000 netos significa que tienes un salario bruto sobre los 1.300€ (15%IRPF +6,80% SS). Si se hiciera el descuento por día, y es lo que corresponde, por cada uno te descontarían 43,3 €, que multiplicado por 5, tendrías un descuento este mes de 216,5€.

-Entonces la huelga de cinco días me cuesta 216€, y tengo que vivir con menos de 800€. Eso no es posible. Te hago los cálculos. Tengo una letra del coche, tengo una hipoteca, entre ambos se llevan los 800€, y ¿de qué como ese mes?

La razón de por qué no se apoyaría masivamente la huelga de cinco días radica en la hipoteca y en la letra del coche. Le han atrapado. Sin embargo, si tenemos en cuenta que cada día de huelga la patronal pierde 37.500 millones de €, entonces podríamos ver que la inversión de los 216 € del mileurista ha salido rentable. Pues al tercer día de huelga cuando la patronal lleve sin ingresar 90.000 millones de € le dirá su mayordomo –el Gobierno de Rajoy- que retire el decreto ley, y que nos sentemos a negociar el marco de las relaciones laborales.

Por otro lado el mileurista en su empresa, como no se ha movido, no ha combatido, y con el miedo a perder los 216€ que le hubiera costado este mes, resulta que ya le han despedido por “improductivo”, un despido objetivo. Vaya. El hombre llevaba 10 años en la empresa, y ahora se encuentra con que el patrón le dice –porque le da la gana decirlo, pues a nadie le tiene dar cuentas- que le baja el salario, y él que se ha puesto insolente y le ha dicho que eso no puede ser, el patrón le dice que se lo baja hasta SMI 641€ brutos), lo que supone que tendrá el mes que viene un neto de 580€. No quería invertir en una huelga de cinco días 216€, que dijo descabellada –hasta improperios se escucharon- y el mes que viene, o el siguiente (en breves momentos comenzará el espectáculo) el patrón ante semejante agresión a sus derechos, dice que no puede aceptar la rebaja de salario y que se va. Era un órdago, pero jugaba a chicas el mileurista, pues el patrón le dio una indemnización de 20 días por año hasta un máximo de 270 días de salario.

-Adiós chico, ahora los derechos son míos, porque aunque hayas votado PP no te enterabas de que son de los nuestros. Ahí tienes tus 20 días, y como llevas en la empresa 20 años, te llevarás el premio: 270 días

-No, 20 por 20 son 400 días.

-Jeje, son 270. ¿Te vas o te quedas con el salario que te he dicho?

Aquí caben varios finales que dejo al gusto del lector….

Pero quizás no sepas que te podrán despedir porque has faltado al trabajo durante 9 días en dos meses justificadamente (20 días por año), o dos bajas o más que sumen 23 días en un año si ninguna de ellas ha superado los 21 días. Has ganado una oposición en la Administración como personal fijo, basta que haya carencia presupuestaria sobrevenida en tres meses consecutivos. Te pueden cambiar de categoría dentro del mismo grupo profesional y rebaja de salario, no se puede impugnar, no hay derecho de demanda ni a extinción voluntaria del trabajo con indemnización. El patrón podrá bajar el salario a toda la plantilla, subir las horas de trabajo, y cambios de turno a capricho, si no estás de acuerdo te puedes ir con una indemnización de 20 días año/máximo 9 mensualidades. Te pueden despedir por causa disciplinaria aunque sea inventada. Si demandas a la empresa esta pagará la indemnización por improcedente 33 días/máx. 24 mensualidades, pero al patrón “se la pela” que demandes, porque ya no tiene que pagar los salarios de tramitación. Los convenios tienen de vida –si no se renuevan ahora- hasta el 12 de febrero de 2014, a partir de ahí el patrón pondrá el salario que le apetezca (¿650€?, por ejemplo). La empresa se autoriza un ERE a sí misma.

Y hay más, mucho más.

En resumen, sea cual sea el final de este trabajador –el que sea, y que gana mil €-, lo cierto es que no ha sabido ni tan siquiera ser egoísta e invertir aquellos 216€ en una HUELGA GENERAL DE 5 DIAS.

O rompemos o nos rompen


 

Por Javier Couso.

 

Quién supiera cómo salir de tanta debacle en la que vivimos. Tener la piedra filosofal, la espada para deshacer el nudo gordiano. Quien pudiera señalar el camino que condujera a la reversión de esta caída por el abismo.

Ya somos más de cinco millones de personas desempleadas, cifra en permanente aumento hacia los seis millones. Tengo la impresión de que esto es una decisión meditada por la élite económica y financiera.

Cerca de un 20% de la población, según previsiones del propio FMI, se las verá y se las deseará para sobrevivir. Los muy ricos pueden (quieren) vivir con esos millones de excluidos. Les funciona.

En África, por supuesto. Los gobernantes corruptos, las guerras para desestabilizar, las hambrunas y las enfermedades paralizan cualquier intento, no solo de liberarse, sino de tener la posibilidad de construir una sociedad mínimamente digna. Modelo que aplican de manera atenuada a sus propios pueblos. También en EEUU, dónde convive el primer mundo con un cuarto mundo de 49 millones de personas malviviendo en la pobreza (Datos de la Oficina del Censo de EEUU). Contenidas también con un guerra de baja intensidad a través de la delincuencia asociada al tráfico de drogas y la posibilidad de usar, en periodos de desbordamiento social, las tropas del ejército de represión interior de la Guardia Nacional.

En nuestro país, que tras la «Transacción » y los Pactos de la Moncloa, jamás pasamos de un «Estado del medioestar», como caricatura obscena del bienestar que se vivía en el norte de Europa, asistimos al desmantelamiento no solo de este medioestar escuálido, sino al enterramiento de una forma de Estado Nación con voluntad de proteger derechos de su población, derechos que pensábamos eran parte del ADN europeo.

Lo peor, es que no sabemos qué hacer, no tenemos las herramientas para oponernos a esta especie de golpe de estado financiero a nivel mundial. Algunos salen a la calle de vez en cuando, hasta por cientos de miles gritan su indignación y por un tiempo se reúnen, debaten, vuelven a movilizarse , pero ante la falta de concreción o avances, se convierten en minorías paralizantes. El poder político mira, espera, criminaliza y reprime. Al final, nada ha cambiado. Algunos están más quemados, otros tienen que responder ante los tribunales. La calma social regresa.

Estamos atomizados, sin referentes, hemos perdido la batalla cultural y ya no tenemos propuestas de cambio. Pensamos a la par de lo que deciden los grandes medios de comunicación en su vertiente progre. Odiamos a los que nos dicen que odiemos. Vemos la realidad como quieren que la veamos.

Siento envidia de los procesos en Latinoamérica, de los pueblos que luchan al ALBA, de los países que han reconquistado la soberanía, que han arrebatado la hegemonía al neoliberalismo a través de constituyentes, que han usado el Estado de Derecho para crear leyes y constituciones al servicio de la nación y el pueblo. De los que revierten las privatizaciones expropiando y nacionalizando. De los que reparten la riqueza.

Seguimos en medio. Por un lado cuestionando todo pero sin proponer nada y por otro lado en estructuras que viven en movimiento circular, centrifugando sus miserias con el único objetivo de perpetuarse.

Tristes tiempos, con grandes sindicatos que se pliegan y legitiman el modelo neoliberal. Con partidos que viven en el ventilador de las miserias. Con líderes mediocres, sin más ambición que vencer en las batallas de familias o con responsables políticos que travisten su izquierdismo en la corrupción inmobiliaria. Tristes calles sin salida.

Hace falta recuperar la ilusión, dar un golpe de audacia. Pensar en aglutinar a la gente consciente en torno a unos puntos mínimos por los que empezar a movilizarse. Un proyecto que devuelva a la sociedad lo que nos han robado. Una alianza para recuperar nuestros derechos. Un frente que dome a los especuladores financieros. Una marea que sea capaz de poner en jaque a los gobiernos colaboracionistas de la mafia usurera.

Echando un vistazo a las pasadas movilizaciones asociadas al 15-M, está claro que hay gente, mucha gente que quiere luchar contra este golpe de mercado. Si no quieren las cúpulas, deberemos hacerlo desde abajo. Pero sin entelequias, sin sinergias paralizantes, sin adanismo, sin humo.

Concreción en torno a mínimos y organización, mucha organización.

O rompemos o nos rompen.

Daños colaterales de la reforma laboral

“En economía, la mayoría siempre se equivoca” (John Kenneth Galbraith)

 

 

 

 

La guerra de Vietnam duró más de 11 años y causó la muerte de entre 3,8 y 5,7 millones de personas (datos facilitados por el Gobierno de Hanoi en 1995), la mayoría civiles, en una de las guerras más sanguinarias después de la Segunda Guerra Mundial y con gravísimos abusos de derechos humanos. La oposición de la opinión pública a la actuación de EEUU creció imparable. Precisamente, para camuflar las muertes de civiles que causaba, Estados Unidos utilizó el término daños colaterales. Mariano Rajoy podría hacer lo mismo con motivo de la reforma laboral aprobada el viernes de la semana pasada por el Gobierno. Al día siguiente de su entrada en vigor ya empezaban a anunciarse sus primeros daños colaterales: despidos que irán en aumento, pues las empresas que quieren reestructurarse pretenderán hacerlo con las condiciones del decreto ley antes de que cambie algo en el Parlamento (si es que llega a modificarse).

Hay otros daños colaterales. La capacidad del empresario de modificar no sólo los salarios sino también el horario de trabajo afectará a la conciliación de la vida laboral y familiar. El decreto ley da amplias posibilidades para que la empresa justifique tales decisiones: cuando existan probadas razones económicas, relacionadas con la competitividad y la productividad, técnicas, organizativas o de producción.
Estos son unos ejemplos del espíritu que recorre de arriba abajo la norma: el foco sólo está puesto en la empresa, no en el trabajador. Todo se reforma desde la perspectiva del empresario, no el del asalariado. No sorprende que el presidente de la patronal diga que “el objetivo número uno de la reforma es mantener vivas las empresas”. Por supuesto que la sociedad necesita empresas sólidas, pero ello no debería entrar en conflicto con la seguridad laboral y el bienestar del trabajador.

Incluso las medidas que buscan incentivar la contratación tienen daños colaterales. Se favorece la contratación de los parados con prestación, cierto, pero se discrimina a los desempleados que la han agotado o que no generaron el derecho a percibirla. Se promueve la contratación de jóvenes mediante el contrato de formación con un límite de tres años, pero al mismo tiempo se permite encadenar los contratos de formación dentro de la misma empresa si son para actividades distintas, lo que, en la práctica, puede alargar la etapa de aprendizaje una década. Por último, el periodo de prueba de un año con despido gratis puede prestarse a abusos. La reforma también limita el acceso a la tutela judicial en los desacuerdos laborales. Restringe la intervención del juez, que antes decidía sobre la causalidad, la proporcionalidad y la razonabilidad de la decisión empresarial. Ahora la ley deja poco margen.

La patronal pide que no se criminalice al empresario ni se piense que lo único que quiere es despedir y bajar salarios. Puede que tenga razón, pero una adecuada legislación no debe desentenderse de la protección de los trabajadores ni dejar que esta dependa de la buena voluntad del empresario. El síndrome de Vietnam marcó una época en Estados Unidos. Esta reforma laboral también trae un síndrome con ella. El de la inseguridad.