Archive | Març 2012

La necesidad de enriquecer nuestros conocimientos

 

 

Las escenas fílmicas de la matanza en Libia, que comienzan a conocerse, indignan por la ausencia total de humanismo y las groseras mentiras que sirvieron de pretexto para invadir y apoderarse de los recursos naturales de aquel país.

Con más de 25 mil misiones de combate la aviación militar de la OTAN apoyó el monstruoso crimen.

Afirmaron que el Gobierno de Libia poseía fondos en el exterior que superaban los 200 mil millones de dólares. Nadie sabe en este instante dónde está y qué se ha hecho con ese dinero.

Un proceso electoral fraudulento garantizó el despojo de la presidencia del país más poderoso a favor de George W. Bush, un alcohólico sin tratamiento médico ni los más elementales principios éticos, quien ordenó a los graduados de West Point estar listos para atacar sorpresivamente y sin previo aviso a 60 o más oscuros rincones del mundo.

Semejante enajenado, a través de una maletica, podía decidir el uso de miles de armas nucleares; con un porcentaje mínimo de las mismas podía poner fin a la vida humana en el planeta.

Es triste recordar que en el lado opuesto de la superpotencia yanqui, otro enajenado, con tres botellas de Vodka en el estómago, proclamó la desintegración de la URSS y el desmantelamiento de más de 400 emplazamientos nucleares a cuyo alcance estaban todas las bases militares que amenazaban a ese país.

Aquellos acontecimientos no constituyeron una sorpresa.  A lo largo de muchos años de lucha, la experiencia adquirida, el contacto con los acontecimientos, las ideas y los procesos históricos no daban lugar a sorpresa alguna.

Hoy los dirigentes rusos tratan de reconstruir aquel poderoso Estado que tanto esfuerzo y sacrificio costó crear.

Cuando el Papa Juan Pablo II visitó nuestro país en 1998, más de una vez antes de su llegada conversé sobre variados temas con algún enviado suyo. Recuerdo particularmente la ocasión en que nos sentamos a cenar en una pequeña sala del Palacio de la Revolución con Joaquín Navarro Valls, Vocero del Papa, sentado frente a mí. A la derecha estaba un sacerdote amable e inteligente que venía con el Vocero y acompañaba a Juan Pablo II en las misas.

Curioso por los detalles, le pregunto a Navarro Valls ¿Usted cree que el inmenso cielo con millones de estrellas se hizo para placer de los habitantes de la tierra cuando nos dignamos a mirar hacia arriba alguna noche?  “Absolutamente” -me respondió. “Es  el único planeta habitado del Universo”.

Me dirijo entonces al sacerdote y le digo ¿Qué piensa usted de eso padre? Me responde: “A mi juicio hay un 99,9 por ciento de posibilidades de que exista la vida inteligente en algún otro planeta”. La respuesta no violaba ningún principio religioso. Mentalmente multipliqué no se sabe cuántas veces la cifra. Era el tipo de respuesta que yo consideraba correcta y seria.

Después aquel noble sacerdote fue siempre amistoso con nuestro país. Para compartir la amistad no hay que compartir las creencias.

Hoy jueves, como ocurre con frecuencia creciente, una entidad europea de conocida solvencia sobre el tema expresa textualmente:

“Podría haber miles de millones de planetas no mucho más grandes que la Tierra orbitando débiles estrellas en nuestra galaxia, de acuerdo con un equipo internacional de astrónomos.

“Este número estimado de ’súper-Tierras’ -planetas con hasta diez veces la masa de la Tierra- se basa en detecciones ya realizadas y luego extrapoladas para incluir la población de las llamadas ‘estrellas enanas’ de la Vía Láctea.

“‘Nuestras nuevas observaciones con Harps arrojan que alrededor del 40% de las estrellas enanas rojas tienen una ’súper-Tierra’ orbitándola en su zona habitable, donde puede existir agua en estado líquido en la superficie del planeta’, dijo Xabier Bonfills, jefe del equipo del Observatorio de Ciencias del Universo de Grenoble, Francia.

“‘Debido a que las enanas rojas son tan comunes -hay como 160.000 millones de ellas en la Vía Láctea- esto nos lleva a los sorprendentes resultados de que hay decenas de millones de esos planetas solo en nuestra galaxia’.”

“Sus estudios sugieren que hay ’súper-Tierras’ en zonas habitables en el 41% de los casos, con un rango del 28 al 95%.

“‘40% de las estrellas enanas rojas tienen una  ’súper-Tierra’ orbitándola en su zona habitable, donde puede existir agua en estado líquido’.”

“Eso lleva a la pregunta obvia, sobre si alguno de esos planetas no solamente es habitable sino que tiene vida.”

“Pero estas estrellas son dadas a las erupciones estelares, que pueden bañar a los planetas cercanos con rayos X o radiación ultravioleta, lo que puede hacer menos probable la existencia de vida.

“‘Tenemos idea de cómo encontrar rasgos de vida en esos planetas’, dijo el investigador del Observatorio de Génova, Stephane Udry.”

“‘Si podemos ver trazas de elementos relacionados con vida como oxígeno en esa luz, entonces podríamos obtener indicios sobre si hay vida en ese planeta’.”

La simple lectura de estas noticias demuestran la posibilidad y la necesidad de enriquecer nuestros conocimientos, hoy fragmentados y dispersos.

Quizás nos lleve a posiciones más críticas acerca de la superficialidad con que abordamos problemas tanto culturales como materiales. A mí no me cabe la menor duda de que nuestro mundo cambia mucho más aceleradamente de lo que somos capaces de imaginar.

Fidel Castro Ruz

Marzo 29 de 2012

Concentració a Manresa (Solidaritat Antifeixista)

Arran de l’agressió feixista que es va produir el divendres 23 de març a l’exterior de la sala Stroika de Manresa s’ha constituït una Plataforma anomenada Manresa Antifeixista amb la intenció de denunciar els fets ocorreguts i contextualitzar-los en l’auge de l’extrema dreta.
Segons testimonis presencials, divendres 23 de març pels voltants de les 9 de la nit, dues hores abans de l’inici d’un concert d’una gira antifeixista, un grup reduït de joves estaven esperant fora la sala, quan van aparèixer una quinzena d’encaputxats armats amb pals de ferro, punys americans i bengales. De forma ràpida, organitzada i premeditada van agredir al grup de joves. Amb els pals de ferro i els punys americans van propinar cops al cap de tres joves, un dels quals va quedar en coma per traumatisme craneoencefàl·lic, i van tirar una bengala dins d’un cotxe tot bloquejant-ne les portes des de fora per impedir que en sortissin els ocupants. L’agressió no va durar més de 3 minuts, i els encaputxats van fugir ràpidament del lloc.
Des de Manresa Antifeixista entenem que aquesta és una agressió de caire feixista. Aquest grup es va presentar de forma organitzada en el concert d’una gira antifeixista, amb una clara intenció de fer mal als assistents que hi pogués haver a aquella hora a fora la sala, sabent que serien pocs i desprevinguts. La gravetat de l’agressió es pot considerar pràcticament intent d’assassinat, donat que el tipus d’agressió i la gravetat de les ferides podrien haver sigut mortals. Destaquem que no es va tractar d’una baralla, sinó d’un atac desproporcionat per part d’un grup organitzat, encaputxat i fortament armat.
Donem el suport als agredits, i a tots els seus familiars i amics, desitjant que es millorin el més aviat possible.
La Plataforma Manresa Antifeixista s’ha creat per donar una resposta i seguiment al feixisme arran dels fets ocorreguts, entenent que no es tracta d’un cas puntual i aïllat, sinó que forma part d’unes pràctiques comunes entre grups d’ideologia neonazi. Aquests grups s’alimenten de l’auge de la incidència de grups d’extrema dreta presents en la nostra societat i en les seves institucions. No és casual que partits polítics com Plataforma per Catalunya tinguin membres acusats d’agressions similars.

concentración

Participació multitudinària amb més de 3000 persones al carrer amb motiu del 29-M a Manresa

Participació multitudinària amb més de 3000 persones al carrer amb motiu del 29-M a Manresa
Tres manifestacions que han sumat més de 3.000 persones reclamant la retirada de la reforma laboral del govern de Mariano Rajoy. La més multitudinària, amb 2.000 manifestants, ha estat la convocada pels sindicats majoritaris, UGT i CCOO. Un miler més de persones han secundat la crida de les organitzacions antisistema i unes desenes més de manifestants s’han concentrat a Crist Rei amb la convocatòria de la CGT. Les tres marxes han transcorregut pràcticament sense incidents, ni tan sols quan han coindicit, i només cal destacar la llençada de fems que s’ha registrat a les portes dels serveis territorials del departament de Treball de la Generalitat i de la seu comarcal de CDC.
De: Noemí Iglesias
Capçalera de la manifestació convocada per CCOO i UGT al seu al seu pas pel primer tram del Passeig, en direcció a Sant Domènec.
A dos quarts de dotze del matí començaven a caminar els manifestants darrera la pancarta de la protesta convocada per la CUP, JEI, CNT i el sindicat dels Països Catalans, entre d’altres amb una comitiva formada per prop d’un miler de persones que ha marxa des de la Ben Plantada i pel Passeig Pere III fins arribar al carrer Guimerà. Durant aquest tram, han coincidit amb la manifestació de CCOO i UGT, que els han aplaudit al seu pas pel lateral del passeig, i amb els manifestants de la CGT, concentrats a Crist Rei.

Un cop al carrer Guimerà, la protesta s’ha desenvolupat dins el clima reivindicatiu habitual en aquests actes, amb proclames contra la patronal, i el Govern. Només al final de la marxa, que ha passat pel carrer Nou, Plana de l’Om i carrer Alfons XII, uns manifestants han abocat fems a la porta de la delegació dels serveis Territorials de Treball on, porta per porta, hi ha també la seu de CDC del Bages.

La manifestació més multitudinària, amb unes més de 2000 persones,  ha estat la convocada conjuntament pels sindicats majoritaris, CCOO i UGT. Els secretaris generals d’ambdues formacions manifestaven la seva satisfacció per la resposta ciutadana que, a parer de Miguel Espejo, secretari general d’UGT al Bages i al Berguedà, “demostra que els treballadors estan amb nosaltres tot i els mals auguris que havien avançat alguns.” El responsable de CCOO al territori, Lluís Vidal, ha avançat que el seguiment de la vaga “és més elevat que l’anterior, segur”.

Es temia per la possibilitat d’incidents al carrer Guimerà  per on han passat el miler de manifestants de les organitzacions antisistema i  on es van registrar episodis contra alguns comerços durant la vaga del 29 de setembre del 2010. Al final però, tot ha transcorregut amb el clima propi d’una protesta i, això sí, amb les persianes baixades de la totalitat d’establiments comercial que no han tornat a obrir fins que no s’han acabat les mobilitzacions.

La UTOPÍA necesaria como el pan de cada día… y la Huelga General

 

 

La UTOPÍA necesaria como el pan de cada día… y la Huelga General


Hace algunas semanas escribí estas “cuatro líneas” respondiendo a la petición de Jesús Martín Ostios para una recopilación coral en su revista “Utopía” de algunos textos acotados sobre ese concepto en nuestros días.

Como la conclusión que se podrá leeer es LUCHA, y como estos son tiempos de lucha, sí o sí, sin reservas tácticas, sin demasidas modulaciones ni prudencias, sin anestesia ni piedad para l@s pobres, …

Como son tiempos de salir otra vez a la calle, las calles, nuestras calles, de las que nunca debimos subir,… como toca el redoble del tambor de clase, de cerrar filas por la dignidad y la autodefensa, toca hablar de huelga, de HUELGA GENERAL.

Àngels Martínez Castells, amiga y maestra, tambien se pronuncia en este mismo sentido en su Punts de Vista, imprescindible.

Y aquí va otro granito de arena desde la reflexión de la utopía necessaria, desde un ciudadano en pie, Dempeus !

¡¡ Salud y nos seguimos viendo en la lucha !!

—————————————————–
Decía así…


UTOPÍA

Aquí van mis cuatro líneas sobre eso que llaman “utopía” y que vendría a ser algo de “no – en ningún lugar” y que yo asumo como algo “tópico- local”, cultivando concienzudamente lo bueno y mejor, lo “EUtópico”.

Con los años me ajusto a hablar sobretodo de “tendencias “positivas, hacia una meta, más que de un objetivo en si mismo. Y siempre en sus justa medida y tempo, a modo de “dosis” correctas y eucrónicas. La calificación más común de lo utópico se adquiere con la maxificación final de esa tendencia, y en macrodosis manifiestas.

Las utopías no llegan a alcanzarse jamás porque como los sueños más intensos desaparecen al despertar. Pero dejan huella…

Es la música de fondo de cada quién, la banda sonora, de toda la peripecia cotidiana y de algunas biografías, con introito convulso de juventud y apoteosis final de senectud cuando ésta es lúcida.

Es una manera de vivir, saboreando el presente, aprendiendo del pasado, vislumbrando por mor de las luchas un futuro, otro futuro.

Porque no hay utopía gratuita, sin esfuerzo. Se trata de navegar, sortear obstáculos, y por tanto remar con tesón y pasión.
Hay que avanzar, ya sea en línea o a trompicones, cayendo y alzándose ya, con la mirada puesta en lo inmediato y la vista en la panorámica. Siempre ejerciendo dignidad, siempre en pie, y más aun cuando quieren hacernos reptar, rendirnos, sucumbir, léase competir entre nosotros para ascender un peldaño en la escala de aduladores sumisos de ese poder tiránico que es el capital.

No hay tampoco utopía en solitario. Habrá introspección, melancolía, delirio o paranoia, pero para ser cierta ha de ser colectiva, de clase, internacionalista, de pueblos y personas, en reivindicación motriz de justicia, de cambio substancial, de revolución.

Construir “utopía”, disponer de su aliento, es un ejercicio vital y absolutamente saludable y necesario. Es un alimento y desarrollo personal y colectivo, complejo y gratificante, sabio y lúcido, ambicioso y sugerente, alegre e imaginativo, humano, civil, amorosos,…esencial.

O sea, que ¿cual es mi versión de “mi utopía”?.
Es una expresión dinámica; es el camino, la lucha, el compromiso, la frente alta, los brazos entrelazados, los ojos húmedos… amor y rabia.

No importa tanto la estación “termini” del periplo, lo que para mi más cuenta son las etapas, las paradas, y los tiempos, las estaciones del trayecto, “estación Justicia”, “estación Dignidad”, “estación Solidaridad”…

Cuenta el viaje al completo, cuentan las personas, l@s amigos, l@s compañer@s, … ¡Contáis vosotr@s !

Antoni Barbarà Molina

NO HAGAS HUELGA

Colectivo Puente Madera (Enrique Cerro, Elías Rovira y Javier Sánchez)
Albacete, 15 de marzo de 2012 (PUBLICADO EN EL DIARIO “LAVERDAD” – Sección Opinión. Edición de Albacete)

Reconócelo: has vivido por encima de tus posibilidades y ahora igual tienes que irte a Laponia a trabajar por el mismo sueldo, como dice la CEOE. Tú y tu familia habéis gastado lo que no teníais, esos mil euros que te damos a ti y ese lujazo de Salario Mínimo que le regalamos a tus hijos a pesar de que no queréis trabajar todo el domingo, como hacen los chinos. Venga, admítelo: habéis tirado la casa por la ventana, y encima ahora, cuando os despidamos por cuatro perras, querréis cobrar el paro para el que habéis estado cotizando. Mira, convéncete: lo de cobrar el paro desincentiva mucho la búsqueda de empleo, es mejor que no tengas para pagar la hipoteca y pases hambre, y ya verás, ya verás tú como te avispas entonces y lo de Laponia y los chinos te parece un chollo. Si no lo entiendes, el jefe de Mercadona te lo explicará.
Tú sabes que esta reforma laboral era justa y necesaria: por el bien del país trabajarás más y cobrarás menos, y el miedo a ser despedido te hará moverte con inquieta alegría, y eso moverá al país. Sí, ya te oímos: es verdad que nosotros tampoco conocemos a nadie que haya sido contratado desde que gobierno y patronal aprobamos juntos la reforma y, sí, es verdad que conocemos a muchísima gente a la que se ha despedido en estas últimas semanas… aunque eso no es nada, porque el ministro Guindos dice que con esta ley se va a despedir a casi 700.000 trabajadores en un año.
Haznos caso, preparáos para el futuro: apunta a tus hijos pequeños a la escuela privada, y no atiendas a los chismorreos sobre eso de que en el examen de acceso a la Universidad, con la misma prueba para todos, los alumnos de la pública sacan mejores notas que los de la privada. Al contrario, la semana pasada un periódico de nombre mundial, aunque de vocación nacional, publicó un suplemento con la lista de los 100 mejores colegios de España, y no había ninguno público (que el suplemento fuera pagado por nuestros propios colegios privados no influyó en el estudio, te lo juramos por Pedro J.). Tendrás que dedicar todo tu salario a matricular a uno de tus vástagos; a los demás mándalos a la pública y que Dios los ampare, porque hemos dicho desde la ESADE que hay que reducir gastos en educación y sanidad, y eso es lo que vamos a hacer. Reduciremos gastos en educación y privatizaremos la sanidad, porque ya sabes que a Botín no podemos subirle los impuestos. Por cierto, qué pena que estuvieras esperando en el pasillo de ese hospital de Barcelona a que te operaran de cáncer y te tuvieran que sacar del quirófano por los recortes. Ya sabes cómo es esto de lo público… pero, si no te mueres antes, puedes venir a operarte a nuestras clínicas privadas. Te venderemos también un montón de seguros, porque el estado ya no te va a poder proteger… claro, malgastaste tanto mientras nosotros invertíamos en bolsa, coches y chalets de lujo…
Escucha nuestro último consejo: ya sabemos que en dos ocasiones las huelgas generales sirvieron para que González y Aznar cambiaran sus reformas laborales, pero eso a ti no debe importante, porque tú eres uno de los nuestros, ¿verdad? Ya lo dijo Cospedal: el que no hace huelga contra mí, está conmigo, y el día 30 así lo diremos en nuestras televisiones. Tú deja eso en nuestras manos, no hagas huelga y obedece: ya verás qué bien nos va.

La fuerza de trabajo no tiene derechos

Tuve recientemente la oportunidad de preguntarle a un alto responsable del Gobierno actual si no le inquietaba que la nueva reforma laboral hubiera obtenido respuestas favorables exclusivamente entre sectores empresariales, mientras que los relacionados con los trabajadores (sindicatos y otras organizaciones sociales) habían coincidido de manera unánime en su rechazo. Su respuesta no dejó de sorprenderme. A su juicio, era lógica esa respuesta porque, a fin de cuentas, son los empresarios (ahora rebautizados como emprendedores) los que crean empleo.

No me sorprendió que la respuesta coincidiera, hasta en la sintaxis, con la que suelen proporcionar periodistas y opinantes varios en tertulias de derechas. A fin de cuentas, para eso debe servir ese peculiar invento que al parecer utilizan profusamente muchos dirigentes de formaciones políticas y que se suele denominar argumentario: para ir machacando el clavo de la misma idea, aunque sea a costa de que quienes utilizan dicho catecismo aparezcan poco menos que como entes robóticos sin opinión propia. Tampoco me sorprendió que ahora dijeran tales cosas los mismos que no hace tanto se habían sentado en una mesa de negociación con los sindicatos o que, cuando todavía no tenían del todo la sartén por el mango, exhortaban a acuerdos o consensos entre los diversos sectores implicados. Por desgracia, ya nos hemos acostumbrado a tal tipo de mudanzas.

Lo que más llamó mi atención fue el convencimiento que parecía latir tras esa afirmación (que mi concreto interlocutor consideraba una obviedad aceptada ¡en todo Occidente!), y que tenía que ver con la absoluta irrelevancia que atribuía a los trabajadores, hasta el punto de que en ningún momento hablaba de ellos, cosa que, por lo demás, suelen hacer también otros políticos y comentaristas afines, quienes, en vez de referirse a los “trabajadores”, prefieren sistemáticamente aludir al “empleo” o a los “puestos de trabajo”. Alguien podrá pensar que se trata solo de un matiz semántico, sin mayor trascendencia, pero tiendo a pensar que hay una conexión entre ese lenguaje y el feroz recorte de derechos al que los trabajadores están siendo sometidos.

Pocos días después de la promulgación de la nueva reforma laboral, el desaparecido diario Público anunciaba en su primera página el objetivo de la siguiente ofensiva de las organizaciones empresariales: el derecho de huelga. En el supuesto de que, en efecto, dichas organizaciones —del brazo siempre del Gobierno, por descontado— emprendieran esta segunda batalla, se estaría dando una vuelta de tuerca más a la misma lógica utilizada hasta el presente, solo que añadiendo un nuevo argumento. Hasta ahora les había bastado con enfrentar a los trabajadores en activo con los desempleados para hacer calar entre la sociedad la tesis de que cualquier cosa —sin línea roja alguna: basta con recordar la actitud genuflexa de los Gobiernos autonómicos de derechas ante un magnate de los casinos norteamericano— es válida si genera ocupación (“¿qué prefiere usted,  continuar sin ingreso alguno o una oferta en estas condiciones, ciertamente mucho peores que las de antaño, pero que siempre serán mejor que nada?”, es la cantinela que no deja de repetirse de manera más o menos explícita).

El planteamiento, ciertamente eficaz desde el punto de vista de la propaganda, era de un cinismo casi cruel: algunos de los que han estado enviando, en su exclusivo provecho, a las colas del INEM a un buen número de sus empleados habrían pasado a apelar a ese mismo ejército de parados para, en un solo movimiento, recortar derechos y salarios de los aún empleados, y para mostrarse -sí: ¡ellos!- como los más preocupados por el drama de tantas familias sin ingresos económicos.

La irrelevancia antes mencionada a la que sectores empresariales y gubernamentales parecen querer condenar a los trabajadores va mucho más allá de su mera invisibilización ante la opinión pública. Se diría que el objetivo de toda esta lógica es despojarlos de su condición real, material, concreta, para convertirlos en mera función, variable o vector de lo único que importa: en primer plano las empresas y, más allá, la esfera económica misma. Así las cosas, nada tiene de extraño que el empeño de determinados sectores —sindicales o sociales en general— por conservar derechos duramente alcanzados, como el de huelga, sea visto por los poderosos como una disfunción tan anacrónica como absurda. Porque, ¿acaso tiene sentido que lo que no es más que abstracción, esto es, la fuerza de trabajo, se atribuya derechos? ¿Desde cuándo —parecen decirse— una mera función, variable o vector puede pretender constituirse en sujeto de derechos?

“La lucha de clases es el motor de la historia”, se nos dijo hace ya mucho, pero quien lo hizo se olvidó de especificar adónde se dirigía —si se dirigía a parte alguna— el vehículo movido por dicho motor. Un siglo después, alguien —caído en muchas desgracias— escribió que no existen sujetos de la historia, sino sujetos en la historia. También este segundo se quedó corto, a la vista del empeño de algunos en negar la condición misma de sujeto a todo un sector de la sociedad. O quizá sea que la lucha postulada por Marx ha tenido un desenlace distinto al que tantos pensamos, el proceso no ha terminado en victoria sino en derrota, y esta se ha producido, entre otros ámbitos, también en el de la identidad de clase.

Es solo un ejemplo, pero no menor: durante largo tiempo, el coqueteo de la izquierda más moderada con las llamadas clases medias fue interpretado benévolamente, incluso por los más críticos, como un mero movimiento táctico para ensanchar las propias bases electorales y recoger votos en un supuesto caladero moderado y centrista. Probablemente ese desplazamiento haya tenido mayores costos de los que sus promotores previeron y el alejamiento respecto de los más desfavorecidos ha propiciado una imagen que ha terminado por resultarles muy cara: la de no ser, en realidad, otra cosa que una derecha blanda. Haciendo un balance de la situación en términos un tanto rotundos —aunque no creo que por ello demasiado exagerados—, se podría afirmar que si con el PSOE los trabajadores se sintieron traicionados, burdamente engañados, con el PP se están sintiendo despreciados, considerados directamente como unos inexistentes.

Tal vez el único consuelo que a estos les quede sea pensar que, de la misma forma que desde un punto de vista lógico se suele decir que las inexistencias no se demuestran, así también en política las inexistencias no se decretan. Y tengo para mí que estos presuntos inexistentes no se van a conformar con la sobrevenida condición que sus viejos enemigos de clase les quieren atribuir.

Manuel Cruz es catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona

el pais